Lo que opinaba Tom Wolfe sobre el diseño gráfico

Tom Wolfe falleció el pasado 15 de mayo de 2018 y con el desapareció uno de los periodistas y novelistas más influyentes del siglo XX. Sus aportaciones al mundo escrito como creador de lo que se llamó el Nuevo Periodismo son bien conocidas, una fórmula en el que el propio periodista se convertía en protagonista, se implicaba con los hechos y los narraba en primera persona, fusionando información, sentimientos y formas narrativas más típicas de la novela.

Es menos conocida su faceta como crítico despiado de la cultura artística dominante que se recogen, principalmente en dos títulos emblemáticos: La palabra pintada (1975 – Anagrama), donde arremete contra el mercado del mundo del arte y los mecanismos de endiosamiento de sus protagonistas, y ¿Quién teme al Bauhaus feroz? (1981 – Anagrama), donde hace lo mismo con el mundo de la arquitectura.

Como no podía ser menos, dejó algunas opiniones sobre algunos aspectos del diseño gráfico, en concreto, participó como jurado en 1972, del prestigioso concurso de comunicación gráfica de AIGA, asociación profesionalde diseño de EE.UU. Entre sus perlas dijo que “El diseño de logos abstractos es el fraude más grande que los artistas gráficos americanos han perpetrado contra las empresas” como recoge un hilo del socio de Pentagram Michael Bierut en Twitter:

 

Es una pena que nos haya dejado sin haber escrito algún libro igual de caústico sobre nuestro sector o Internet, descanse en paz, si es eso posible…